SAVAM

El método

El objetivo del método SAVAM es liberar el sufrimiento humano mediante una ampliación de la consciencia.  Los patrones emocionales nos ayudan a comprender nuestra lógica interna. Esto nos permite ir trabajando, de lo superficial a lo profundo, liberando de forma progresiva aquellos patrones que al no estar equilibrados nos impiden avanzar.

El origen

Fruto de años de experiencia en el campo de la salud y después de haber experimentado con diferentes métodos terapéuticos y de desarrollo personal, surgió la necesidad de crear un modelo terapéutico  y de desarrollo personal y espiritual que entendiera al ser humano en su totalidad y que al mismo tiempo se adaptara a las necesidades personales de cada uno.

El método SAVAM permite identificar el patrón emocional de cada persona y planificar la intervención terapéutica apropiada como si de un "traje a medida" se tratase. Esto permite resolver de forma relativamente rápida la raíz del problema que genera sufrimiento a la persona, consiguiendo un cambio profundo y sostenible en el tiempo.

 Los patrones

Partiendo de lo que llamamos los cuatro patrones emocionales básicos se configura un mapa personal completo que consta de 48 capas o patrones. Estas capas se encuentran en todas las personas pero no están organizadas del mismo modo en cada una de ellas.

El método SAVAM permite conocer el orden en que se presentan en cada individuo y permite un abordaje terapéutico enfocado en las necesidades particulares de cada uno. De este modo podemos tratar solamente las capas necesarias y en el orden adecuado.

Esta forma de intervenir ahorra tiempo y hace más efectiva cualquier terapia que apliquemos puesto que se centra en trabajar las causas que generan el problema y respetando el ritmo personal.


SAbiduría, Voluntad y AMor.