Mari Cruz Quilca

"SAVAM para mí es como un traje hecho a medida, es muy amoroso, muy respetuoso. Si no te apetece hablar de cosas dolorosas eres libre de no hacerlo. Por lo tanto, SAVAM no se puede describir es una experiencia que hay que vivir"